Muchos dicen que los sensores de imagen digital actuales ofrecen una calidad comparable a la de la película de carrete. Dos de las preguntas que se plantean hoy en día en la mente de muchos fotógrafos son: 1) La diferencia entre la fotografía digital y la de película, y; 2) ¿Henri Cartier-Bresson habría utilizado una cámara digital hoy en día?

Por supuesto, nunca lo sabremos. El maestro murió en 2004 y, hacia el final de su vida, ya no le interesaba la fotografía. La pintura se convirtió en su pasatiempo favorito. Sin embargo, vamos a intentar la suposición imaginaria de un “Henri Cartier-Bresson digital”.

Por muy simples y sencillas que sean estas dos preguntas, las opiniones de la gente son variadas y, a menudo, fuertes. Las tres respuestas más escuchadas a estas preguntas parecen engañosamente simples:

  • 1. Por supuesto, Henri Cartier-Bresson (HCB) utilizaría la tecnología digital. Él elegiría el mejor equipo fotográfico disponible.
  • 2. Por supuesto que nunca dejaría de utilizar el equipo digital; era un artista, no un técnico.
  • 3. ¿Quién es HCB?

Así pues, analicemos estas tres respuestas, en orden inverso.

¿Quién es HCB?

HCB era Dios. Bueno, no realmente Dios. Era como un dios. Bueno, está bien, pero tampoco era exactamente un dios. Para algunos fue el mejor fotógrafo de la historia. Para algunos, el mejor y primer fotógrafo callejero de verdad. Déjenme resumirlo. “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios”. ¡Vaya! Historia equivocada. Perdón por confundir las cosas aquí. Pero así es como algunas personas se sienten con respecto a HCB. Pero la verdad es que sin HCB el mundo seguiría existiendo. París, tal vez no, al menos no como la conocemos hoy, como la ciudad que casi creció junto con HCB y cuyo terreno de juego era la ciudad. La ciudad que fue hecha por HBC tanto como lo hizo a él. ¿O no?

Veamos la siguiente respuesta y algunas de las obras de HCB.

2) Por supuesto que nunca dejaría de utilizar equipos digitales; era un artista, no un técnico.

Eso no significa que HCB no hubiera optado por lo digital. Pero como muchos fotógrafos siguen prefiriendo la película, ¿por qué habría elegido el digital?

Una cosa es que HCB simplemente creció en un entorno en el que la fotografía no era tan omnipresente como ahora. Utilizo el término “fotografía” de forma imprecisa. Sería como sugerir que Shelley estaría escribiendo novelas de suspenso si estuviera vivo hoy. O que Mozart estaría componiendo mediante una fórmula para Madonna. Puede ser el caso, pero sacar a alguien de su contexto social-histórico no tiene sentido. Además, HCB también fue un entusiasta de la pintura y el dibujo durante toda su vida. De hecho, dejó la fotografía más adelante para concentrarse en eso.

Mi opinión es que la opción digital conduce a un resultado tan diferente del corazón del artista, que HCB pudo haber empezado, seguido y terminado su vida como pintor.

Para explicar mejor esto, veamos cómo era/es la fotografía de HCB. Prepárese para dejar de lado cualquier idea preconcebida sobre la importancia de la nitidez y el detalle y la perfección clínica.

Une image contenant personne, extérieur, groupe, posant

Description générée automatiquement
Shanghai, 1948 | Henri Cartier-Bresson |

En diciembre de 1948, la revista LIFE envió a Cartier-Bresson a China para documentar la turbulenta transición del Kuomintang al régimen comunista. Esta fotografía capta el pandemónium provocado por la crisis monetaria de ese mes, cuando el valor del papel moneda cayó en picado y el Kuomintang decidió distribuir cuarenta gramos de oro por persona. Miles de personas hicieron fila durante horas, mientras la policía sólo hacía un gesto simbólico para mantener el orden, lo que provocó diez muertes por asfixia. Cartier-Bresson captó hábilmente la desesperación y la claustrofobia de la escena comprimiendo la masa de gente dentro de un marco apretado mientras se impulsaba hacia el edificio del banco, justo al otro lado del borde derecho de la imagen.

Une image contenant personne, posant

Description générée automatiquement
México | Henri Cartier-Bresson |

La vida de Cartier-Bresson parece una historia del siglo: la Segunda Guerra Mundial, China, Egipto, México, la India, Sartre, Matisse, Gandhi (minutos antes de ser asesinado) y Cuba se convirtieron en temas de su famoso estilo de “momento decisivo”.

Une image contenant texte, extérieur

Description générée automatiquement
Valencia, España, 1933 | Henri Cartier-Bresson |

La exposición del Museo de Arte Moderno “Henri Cartier-Bresson: el siglo moderno”, compuesta por cerca de 300 fotografías, abarca casi todos los aspectos de la larga carrera del gran fotógrafo, que comenzó en la década de 1930, cuando abandonó su aspiración de pintar y tomó, en su lugar, una cámara. Durante esta época, coqueteó con los ideales del movimiento surrealista y su gran intuición fue la cámara Leica -una cámara de mano con un obturador parpadeante- instrumento ideal para capturar, en un instante, el tipo de imágenes que los surrealistas buscaban, momentos que iban directamente al corazón de lo misterioso, a la manera de esta imagen, tomada en una plaza de toros en España.

La tercera imagen es de una exposición de TIME y si a estas alturas puedes resistirte a hacer clic en “siguiente” y pasar por las otras imágenes, o no has entendido lo que es la buena fotografía, o no tienes alma de fotógrafo.

He elegido estas imágenes porque no son de París, ya que algunos parecen creer erróneamente que HCB estaba encarcelado allí como fotógrafo, en una especie de purgatorio artístico. HCB, nacido en el seno de una familia francesa acomodada, viajó por todo el mundo y su visión del mundo mismo.

Yo sugeriría, y algunos lo negarán, pero yo soy categórico, que las fotografías mostradas no serían en absoluto mejores que sus originales en película. De hecho, soy de la opinión de que el aspecto digital y clínico quitaría algo esencial a estas imágenes, no las añadiría.

Y así podría terminar la discusión. No. HCB nunca habría utilizado un aparato digital. Pero… quién sabe. Veo que algunos fotógrafos hacen un trabajo muy interesante con los aparatos digitales. De cualquier manera, el alma de la película nunca podrá reencarnarse en un mundo digital.

  1. Por supuesto que HCB usaría un aparato digital. Elegiría el mejor equipo fotográfico disponible.

No estoy nada seguro de esto. La gran mayoría de las personas que afirman estas cosas son, sin duda, entusiastas de las cámaras digitales y posiblemente nunca han abierto la parte trasera de una cámara de película.

Aquí llegamos al meollo de la cuestión, la esencia de la pregunta que gira en torno a los defensores de lo digital que intentan justificar su propio uso de lo digital, y que pasan por alto el hecho de que muchos no tienen ni idea de cómo usar la película. Para éstos, el monopolio digital se confunde con la evolución. Simplificando en exceso: cuantos más megapíxeles, mejor es el equipo.

¿Cuál es exactamente el mejor equipo fotográfico? Tenemos que ver las fotografías de HCB y preguntarnos cómo serían si se hubieran tomado con cámaras digitales y profesionales. ¿Estaría HCB, más interesado de alguna manera extraña y personal en el proceso en sí que en la imagen resultante, tentado a utilizar equipo digital? Habría que preguntarse qué ventaja le aportaría. Posiblemente ninguna. Pero para el fotógrafo pro-digital no hay duda. HCB habría elegido el mejor equipo digital disponible y saldría a fotografiar por las calles de París.

Me parece curioso que en una entrevista HCB diera a entender que nunca miraba sus fotografías después de imprimirlas. Dijo que esto no le interesaba. Era la toma real de la fotografía, el momento en sí mismo que iba más allá del resultado en sí. Por supuesto, ahí se encuentra tanto una justificación para sugerir que habría utilizado una cámara digital, como otra para sugerir lo contrario. Al no estar tan interesado en el resultado, podríamos interpretarlo de cualquier manera. Por lo tanto, podríamos decir “sí habría utilizado una cámara digital porque la imagen en sí no era tan importante para él”… o… “¿por qué utilizar la digital si la imagen resultante no era tan importante?”.

Al final nos damos cuenta de que esta pregunta está tan llena de potencial de respuestas y discusiones que sólo resultarían en más preguntas. No muchas respuestas.

Pero lo único que podemos agradecer es que HCB vivió cuando lo hizo, hizo uso de las herramientas fotográficas disponibles y nos dio algunas de las fotografías más maravillosas que jamás veremos y apreciaremos. Para muchos, estas fotografías son un recordatorio de que la fotografía es algo más que esforzarse por alcanzar la perfección clínica y que, en el alma de la fotografía, reside una gran motivación que pocos fotógrafos pueden ofrecernos a nosotros, simples seres mortales.

Para terminar este escrito, quiero llamar su atención sobre una pequeña colección de retratos de HCB. Dejen de lado cualquier idea preconcebida sobre lo “perfectos” y nítidos que deben ser los retratos listos para una revista. Miradlos y estoy seguro de que muchos tendrán la suficiente perspicacia para darse cuenta de que no necesitan aprender a la perfección los aspectos técnicos que, de hecho, aunque son importantes, pasan a un segundo plano frente al sentimiento con el que uno se acerca al mundo de la fotografía.

¿Quién fue el que volvió a decir: “Que se haga la luz”?

Posdata: Tenga en cuenta que lo anterior es un punto de vista personal y no un ensayo técnico. También hay que tener en cuenta que hoy en día conocidos y excelentes fotógrafos se han adaptado al mundo digital. Posiblemente el más conocido que me viene a la mente es Sebastião Salgado, cuyas excepcionales obras son muy apreciadas. Su obra es de tal naturaleza, que la imagen en sí es menos importante que el mensaje. Pero qué imágenes tan maravillosas son.

Numerosos fotógrafos profesionales han recurrido a la tecnología digital debido a las exigencias de quienes pagan sus salarios o de quienes dependen para ganarse la vida. Sin embargo, muchos de estos fotógrafos recurren a la fotografía de película para su propio placer.

También hay tipos de fotografía para los que lo digital es esencial, en particular, cuando la importancia del tiempo, es decir, la inmediatez de la disponibilidad de la imagen, es un factor determinante. El fotoperiodismo es un ejemplo evidente. Una imagen digital puede estar en línea en cuestión de minutos.

En definitiva, como muchos dicen, es el fotógrafo el que puede sacar lo mejor de cualquier medio que utilice. El medio utilizado es una cuestión de preferencia personal.

Otras fotografías de Cartier-Bresson

Une image contenant texte, ciel, extérieur

Description générée automatiquement
Une image contenant extérieur, personne, groupe, nature

Description générée automatiquement
Une image contenant personne, extérieur, homme, foule

Description générée automatiquement
El filósofo francés, Jean- Paul Sartre, por Cartier-Bresson
Une image contenant personne

Description générée automatiquement
El filósofo francés y Premio Nobel de literatura, Albert Camus, por Cartier-Bresson
Une image contenant texte

Description générée automatiquement
Une image contenant extérieur, arbre

Description générée automatiquement
Une image contenant texte, personne, foule

Description générée automatiquement
Une image contenant homme, personne, verres, extérieur

Description générée automatiquement
Mahatma Gandhi, por Cartier-Bresson
Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorLos 100 de Héctor Xavier – El centenario del dibujante tuxpeño
Artículo siguienteDe Tabuco a Tochpan, el impacto de la expansión imperial de la Triple Alianza en la región de Tuxpan, Veracruz.
Creció en Europa y en EE.UU. Aunque sus viajes le llevaron muchas veces a África, su terreno de juego fue el norte de Europa. En Suecia, fue acogido por varias personas relacionadas con la fotografía, algunas de las cuales estudiaron en la escuela de fotografía de Christer Strömholm. "A pesar de mi arrogancia juvenil, que confundía con fuerza, y de mi evidente inmortalidad", dice Ronn, "algunos de sus conocimientos consiguieron contagiarme. Algunos han seguido siendo amigos hasta el día de hoy. Por eso les estoy agradecido". Aunque durante un largo periodo Ronn no se dedicó a la fotografía, cuando le sobrevino una tragedia personal, vendió lo que tenía y volvió a la fotografía que nunca había abandonado del todo. De eso hace ya muchos años. Ronn viajó, principalmente por el sudeste asiático, donde Bangkok se convirtió en su punto de partida durante mucho tiempo. A excepción de una incursión de un año en el mundo de la fotografía digital con una Canon 5D, Ronn utiliza exclusivamente cámaras de película de carrete. Lo hace con película de 35 mm, de formato medio y, ocasionalmente, de gran formato 4×5. Le gusta citar a Ara Guler: "Cuando hago una foto de Aya Sofia, lo que cuenta es la persona que pasa por la vida". Ronn Aldaman actualmente vive en la ciudad de Bruselas, Bélgica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí