ÚLTIMOS ARTÍCULOS

“Sharenting” y “Tiktok”: nuevo riesgo en niños y jóvenes

0
Entre más vacíos emocionales posean los menores o los jóvenes, según el caso, mayor es la probabilidad de buscar saciar esa necesidad de atención y de reconocimiento en estas herramientas digitales.

Marco Cornelio Frontón: Padre de “lo clásico”

0
Frontón es uno de esos personajes interesantes, cuyas vidas se ven a menudo ensombrecidas por las de otros más grandes que las suyas, pero sin los cuales los grandes protagonistas de la historia no hubieran obtenido el ímpetu vital –tan necesario-, en alguna etapa significativa de su formación

Balún Canán una alegoría mexicana de Rosario Castellanos

0
Para comenzar, es menester señalar que Balún Canán (1957) tiene justamente como premisa la narrativa posrevolucionaria que al principio se cuenta desde la perspectiva de una niña de siete años. La niña va narrando al lector todo lo que va pasando durante esta época de cambio en las que los proyectos de nación crean conflictos, al desestabilizar el poder hegemónico, casi feudal, que se había mantenido hasta el momento, como ocurre con las reformas gubernamentales de Lázaro Cárdenas.

Jesús Reyes Heroles y la cultura política mexicana

0
El liberalismo mexicano precisaba contenido social sencillamente por la existencia de millones de pobres en el país. Aunque no le cuadre a los teóricos, Reyes Heroles es un liberal semejante al presidente Franklin Delano Roosevelt del Discurso de las Cuatro Libertades, al primer ministro liberal David Lloyd George, precursor del sistema británico de salud pública, o al primer ministro William Lyon Mackenzie King, creador del estado de bienestar canadiense.

El movimiento de la lentitud

0
Hemos perdido de vista el daño que nos hace ir deprisa. No tenemos paciencia ni tranquilidad para disfrutar de las cosas que nos rodean. Vivimos tan rápido que olvidamos saborear cada momento.

Orfandad de Federico Reyes Heroles: Escribir desde la oquedad

Aunque Federico escribe desde la oquedad evidente por el tamaño público del padre, el ensayista mantiene ese tenor que lo caracteriza: no elogia ni denosta artero, sino cumple con un proceso dialógico que busca el entendimiento antes que la versión unilateral a través de la combinación entre teoría y praxis -como la línea paterna.