Ramón Rodrígez Rangel

La cultura grecorromana tomó la Ciudad de México, en su principal centro de exposiciones: el Museo Nacional de Antropología, “Belleza y Virtud” es el nombre de la colección de arte Clásico procedente Inglaterra, que fue exhibida por espacio de seis meses, concluyendo el pasado mes. Un total de 112 obras, entre esculturas clásicas de los siglos IV a. C y III d. C, así como neoclásicas del siglo XVIII, pinturas y artes decorativas, integran la muestra que ofreció una aproximación a la importancia que el imperio británico dio al arte clásico, como símbolo de las creaciones e ideología del llamado “Siglo de las Luces”.

Modelo de Virtud

Más allá del coleccionismo, la influencia del mundo clásico permitió en muchos aspectos de la Inglaterra del llamado Siglo de las Luces. La evocación de la Britania romana de los siglos I al V (continuo romano- británico) sirvió para legitimar la búsqueda de un nuevo “presente romano”. Tras el derrocamiento de la monarquía absoluta en la llamada Revolución Gloriosa de 1688, se instauró la monarquía constitucional con un gobierno parlamentario regido por la aristocracia. Esta recién empoderada oligarquía adoptó como propia la imagen de virtuosos
romanos en un intento de dignificarse y reivindicarse. Los retratos en busto fueron el arma propagandista de los miembros del partido liberal británico, entonces llamados Whigs, quienes llegaron a utilizar las colecciones de arte clásico para su proselitismo por considerarlas símbolos de virtud. En el campo de las artes, la “búsqueda de la virtud” derivó en el Neoclasicismo inspirado en las artes grecorromanas, la proporción y el racionalismo de las obras.

El sentimiento sobre la razón

Se dice que entre 1770 y 1800 “Europa se acostó absolutista y neoclásica y se levantó demócrata y romántica”. Esto alude a la serie de transformaciones sociales e ideológicas que se dieron en ese período como la Revolución Industrial Inglesa (1760-1840), que produjo un cambio radical en todos los ámbitos de la sociedad y sentó las bases del liberalismo y la Revolución Francesa (1789) que proclamó los principios de libertad, igualdad y fraternidad. En este contexto, a finales del siglo XVIII surgió el Romanticismo como una reacción revolucionaria contra la Ilustración y el Neoclasicismo, y dio prioridad a la libertad creadora y los sentimientos por encima de la razón ordenadora. Se centró en los ideales y los sentimientos del ser humano, pues la razón no bastaba para ellos, para explicar la realidad. En este movimiento, se hizo evidente el mundo interior del artista y los reflejos y emociones que desencadenaba la realidad externa. El principio de “lo bello y lo virtuoso” del Neoclasicismo fue sustituido por el de “lo bello y lo sublime”.

ROMANTICISMO:
Movimiento cultural que se desarrolló en Europa desde fines del siglo XVIII y durante la primera mitad del XIX y que, en oposición al Neoclasicismo, exalta la libertad creativa, la fantasía, los sentimientos y la representa en la realidad.

El coordinador nacional de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología, José Enrique Ortiz Lanz, informó que esta muestra es en reciprocidad por la muestra Mayas. Revelación de un tiempo sin fin, que se presentó en el World Museum, en Liverpool Belleza y Virtud es una de las mejores colecciones de escultura grecorromana existentes fuera de Italia, para la que se concretaron prestamos de los acervos de los principales museos nacionales del Reino Unido, entre ellos el British Museum, Art Gallery, Lady Lever Art Gallery y Castle Howars.

La curadora de la colección Karina Romero explicó que la exposición se centra en el aspecto fundamental de la cultura y sociedad británica en el llamado Siglo de las Luces, cuando surgió el coleccionismo tanto de arte antiguo como de experiencias y conocimientos. “Se explora la importancia del arte como un símbolo de la ideología y aspiraciones de una sociedad y de la apropiación de los valores virtuosos de la antigüedad a través de una evocación de su pasado común”. Lo bello y lo bueno Dentro de la exposición en el itinerario conocido como el Grand Tour, se consolidó una particular lectura del pasado grecorromano que derivó en la estética neoclásica, la ampliación de los limites de lo sensible y los conceptos que definieron para generaciones futuras los ideales de lo bello y lo bueno, que durante mucho tiempo dieron pie a la educación estética en las Academias. Para Umberto Eco, la escultura griega no idealiza un cuerpo abstracto, sino que busca una belleza ideal, efectuando una síntesis de cuerpos vivos en la que se expresa belleza psicofísica que armoniza alma y cuerpo, o bien la belleza de las formas y la bondad del espíritu. El filósofo italiano, destacó que en el siglo IV a de C., Policleto realiza una estatua que será considerado luego el canon, porque en ellas se encarnan todas las reglas para una proporción correcta y el principio que rige el canon, no es el principio basado en el equilibrio de dos elementos iguales. Todas las partes del cuerpo han de adaptarse recíprocamente según relaciones proporcionales en el sentido geométrico.

El criterio que tomó Policleto, es orgánico, señaló Eco, porque las relaciones entre las partes se determinan según el movimiento del cuerpo, el cambio de la perspectiva y las propias adaptaciones de la figura a la posición del espectador.

La belleza tenía un significado especial para Aristóteles, el autor de La República, kalokagathia, era lo perfectamente bello y bueno, este era el ideal de la aristocracia griega, las cualidades del hombre perfecto eran: el valor, la lealtad, todo lo que encerraba la concepción de bondad y también debía tener la belleza física: salud, cuidado del cuerpo y prestancia atlética. De ese ideal de perfección de la virtud también se pasó al plano físico y llegó a crearse una conexión entre virtud, ética y belleza del cuerpo, con la glorificación del desnudo. Los griegos le daban al desnudo un significado profundo y un valor moral. La belleza de un cuerpo podía hacer más cívico al hombre, la belleza era la excelencia en la actuación, la capacidad de alcanzar el éxito.

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorTuxpan 2040
Artículo siguienteLECCIONES CONTEMPORÁNEAS DEL HOLOCAUSTO
Director General de la Revista PRAXIS Cultura y Medio Ambiente, sus trabajos periodísticos han sido publicados en FORBES, El Financiero, en la sección cultural de PROCESO, y Diario de Xalapa entre otros. Ha sido Director de Diario de Tuxpan en 1990, Semanario Norte de Tuxpan 2000-2004, Director del periódico digital Expreso de Tuxpan a la fecha. Fue Director fundador de la Dirección de Educación y Cultura Municipal en Tuxpan Veracruz 1985 y fundador de la primera Compañía Municipal de Teatro en Tuxpan en 1985, Director de Educación y Cultura en Tuxpan de 2004 al 2010

1 COMENTARIO

Comments are closed.