Del sueño americano a la violencia gráfica: la transformación western en el cine

El género western, que tuvo su mejor época a inicios y mitad del siglo XX, fue un reflejo de una interpretación del sueño americano

A más de un siglo del surgimiento del western en el cine, son sólo algunos de los elementos del pasado los que conserva en la actualidad.

“Las historias antes eran más románticas, con personajes también sumamente románticos, historias de amor, historias de lealtad. Ahora ya son historias más crudas, más reveladoras, con mucha violencia gráfica, mucha ironía y mucha amargura para tocar temas de la realidad y sobre todo la discriminación contra los pueblos originarios de Estados Unidos”, explicó en entrevista Rafael Aviña, investigador, escritor, periodista y guionista mexicano.

“Lo que pasó con el western, de los años 60 para acá es que hubo un desencanto de la sociedad. Por ejemplo, una película como “Butch Cassidy” (1969) ya muestra esos personajes entre la ironía, entre la amargura, entre la sátira, incluso”, explica Aviña. “En sí los westerns posteriores a éste tienen que ver mucho con esta amargura e ironía y sobre todo también con la violencia, una violencia más gráfica”, agrega.

El género, que tuvo su mejor época a inicios y mitad del siglo XX, fue un reflejo de una interpretación del sueño americano, un mito sobre el surgimiento de Estados Unidos, en el que siempre aparecieron como elementos cotidianos “el tema de la aventura, el mito de las praderas, los caballos, los revólveres, el enfrentamiento entre los “blancos”, y los indígenas y sobre todo el sueño americano materializado precisamente en la conquista del oeste”, señala Rafael Aviña.

La época dorada del western tiene que ver desde el cine silente hasta los años 40 o 50Rafael Aviña, investigador, escritor, periodista y guionista mexicano

“Hay una película, hablando del spaghetti western, que es fundamental, que es la de “Érase una vez en el oeste” de Sergio Leone, porque hablaba de la llegada del ferrocarril. Es una visión muy irónica del sueño americano y de cómo el ferrocarril transfomaba y cambiaba la manera de pensar de los estadounidenses de ese momento”, añade.

Western: el género mitológico

“El gran asalto al tren” de 1903, del director Edwin S. Porter, es para muchos críticos el origen de todo. El inicio del siglo y el cine mudo arroparon a un género recién creado, que alcanzaría su punto más álgido en, al menos, las seis décadas venideras, donde nombres como John Wayne, John Ford, Clint Eastwood, Randolph Scott, entre otros, fueron los más importantes.

Con el western clásico, digamos entre 1939 y 1961, pero sobre todo en los 50, se vuelve un tipo de mitología históricaRafael Aviña, investigador, escritor, periodista y guionista mexicano

“La época dorada del western tiene que ver desde el cine silente hasta los años 40 o 50, que fue cuando ya empezó un poco su decadencia. No obstante, se puede decir que volvió a cobrar vida a finales de los años 60 o mediados, sobre todo con el spaghetti western, volvió a poner de moda el género incluso en Estados Unidos”, menciona Rafael Aviña

El bueno, el malo y el feo es una película clásica de este género. | Foto: Produzzioni Europee

Por su parte, Bernd Hausberger, Doctor en Historia por la Universidad de Viena e investigador y profesor de El Colegio de México, resalta en esencia el mismo periodo como el más prolífico para el género, ahondando en el significado del discurso histórico.

“Con el western clásico, digamos entre 1939 y 1961, pero sobre todo en los 50, se vuelve un tipo de mitología histórica. Es una mitología sobre la creación de Estados Unidos y si lo abstraemos más de la creación de una sociedad en general. Creo que se justifica abstraerlo así porque si no, no se explicaría bien el éxito que tuvo el género fuera de Estados Unidos”, menciona.

Estas ideas sobre la corrección política, han hecho que ahora las víctimas o los malvados que antes eran los indígenas, ahora son los buenos, ahora son los héroesRafael Aviña, investigador, escritor, periodista y guionista mexicano

“La mitología, esa de que vienen los blancos a un territorio no civilizado y crean allí una sociedad. Eso está muy ligado también a la mitología de la frontera que había en Estados Unidos. Era una teoría que decía que el país y sus instituciones democráticas típicas no se crean como resultado de la herencia europea, sino que el hombre que llegó de Europa a un enfrentamiento con la no civilización, con la barbaridad, que es una mezcla de naturaleza y población nativa no domada”, añade.

La corrección política

Para ambos críticos, la corrección política es un elemento clave en los cambios que el género western tuvo en su etapa más contemporánea, pues en su tramas, las cintas western ahondaron en valores de la sociedad que, de acuerdo con Bernd Hausberger, son “cosas que hoy en día no serían bien vistas”.

En ese sentido, la inclusión racial es un componente que destaca, desde el ejemplo de “Los siete magníficos” de Quentin Tarantino. “Dan más lugar a las mujeres, tratan diferente el tema de los indígenas y de repente hay negros. Hay una nueva versión de “Los magníficos siete” (1960) en la que ahora son una mezcla de todas las naciones: blancos, negros, chinos, mexicanos, están todos allí”, menciona.

Película Butch Cassidy and the Sundance Kid. (1969) | Foto: Campanile Productions

“Estas ideas sobre la corrección política, han hecho que ahora las víctimas o los malvados que antes eran los indígenas, ahora son los buenos, ahora son los héroes. Eso ha contribuido al cambio y no solamente del western, en general de todo el cine”, dice Rafael Aviña.

Cambian los roles de género

Además del tema racial, el cine western reciente reivindica la masculinidad mostrada en la pantalla a mitad del siglo XIX, acuñado por personajes interpretados, entre otros actores, por Jhon Wayne.

“Secreto en la montaña” (2005), la historia de dos vaqueros que se enamoran, interpretada por Jake Gyllenhaal y Heath Ledger y dirigida por Ang Lee, así como el reciente corto de Pedro Almodóvar “Extraña forma de vida” (2023), son dos ejemplos de ello.

Película Secreto en la montaña (2005). | Foto: Good Machine

“La verdad es que también las masculinidades han cambiado, tanto que por ejemplo, ahora en la actualidad, Pedro Almodóvar hizo este corto que se llama “Extraña forma de vida”, que es una historia gay, pero totalmente ambientada en el cine de western, y “Secreto de la montaña” también era un western que contaba una historia gay”, menciona Rafael Aviña.

“Sin duda se ha transformado la idea de la masculinidad. Esa idea del macho en el western clásico ya se empieza a gestionar mucho desde “Red River” (1948) con John Wayne”, menciona el historiador Bernd Hausberger, aunque hace énfasis en que esos estereotipos no han abandonado del todo al género. “También hay westerns que reproduce los viejos estereotipos, pero ya, digamos, con más ironía”, dice.

Hay unos que dan más papel a las mujeres y eso probablemente sí era necesario, porque el papel de las mujeres en el western era muy limitadoRafael Aviña, investigador, escritor, periodista y guionista mexicano

En el caso de las mujeres, las películas de la actualidad dan un trato de mayor peso en la historia, por ejemplo, “The Salvation” (2014) dirigida por Kristian Levring, en la que Eva Green interpreta a uno de los personajes principales. “Definitivamente la mujer ha cobrado una importancia también fundamental. Muchas de las nuevas películas, muchas de las mujeres son las protagonistas de estas historias”, dice Aviña.

Película Red River (1948). | Foto: Monterey Productions

“Hay unos que dan más papel a las mujeres y eso probablemente sí era necesario, porque el papel de las mujeres en el western era muy limitado, aunque a veces narrativamente es central, porque es la que al final tiene que tomar al héroe, pero no le dan muchas veces demasiado espacio”, explica Hausberger.

“En el nuevo western sí, pero a veces llega al ridículo, porque las mujeres empiezan a luchar como los viejos pistoleros, yo veo en eso no demasiado sentido. También empiezan a tratar de forma diferente el tema de los indios”, añade.

El futuro para el western

La corrección política para Rafael Aviña lo que dictará el futuro del género western en los años que están por venir. “Viendo toda esta ridiculez de la corrección política que tiene Hollywood, obviamente ahora, así como ha pasado con los personajes afroestadounidenses, las comunidades indígenas van a tener un peso fundamental. También las mujeres, y también habrá historia de diversidad sexual ahí. Hollywood es sumamente previsible y por ahí es donde se va a ir”, auguró el crítico.

A pesar de ello, los elementos clásicos como los códigos de honor, las armas, los indígenas, etcétera, seguirán apareciendo. “Se me hace que la lealtad sí es un tema que sigue teniendo importancia. Valores como amistad y lealtad sí siguen siendo importantes en las películas”, mencionó Bernd Hausberger.

Contenido obtenido de: El sol de México

Print Friendly, PDF & Email