Ante la aparición de las Obras Completas de Guadalupe Dueñas (FCE, 2017), exclamé en el prólogo: “Por fin, después de un olvido inmerecido, se reedita la obra de Guadalupe Dueñas”. En ese volumen agrupé su obra publicada, así como su poesía y novela inéditas, entre otros materiales.

Es importante recordar que Guadalupe, o Pita Dueñas, no fue creadora únicamente de cuatro libros: Tiene la noche un árbol (1958), No moriré del todo (1976), Imaginaciones (1977) y Antes del silencio (1991). También escribió poemas y la novela Memoria de una espera. Además, la autora jalisciense se dedicó a la promoción cultural desde diversas revistas literarias y buscó elevar el nivel de la televisión como guionista de series históricas y telenovelas. Todo esto aparece recopilado en sus Obras Completas.

Pocos escritores como Dueñas saben encapsular los hechos en símbolos y transformar las palabras para restituirles su sentido original. De ahí que sus narraciones sucintas estén repletas de imágenes y sean alegorías o nítidos espejos que reflejan con precisión todos los males, todas las aristas de la naturaleza humana que obstaculizan la presencia de un mundo mejor. Su producción se distingue por la brevedad de su expresión artística, por el manejo riguroso de lo esencial; lo vital. Guadalupe Dueñas no precisa llenar páginas y páginas para llegar al meollo del asunto. Con un lenguaje mínimo, revela los prejuicios, las injusticias, los males que corroen a la sociedad. Es la escritora de la  actitud desenfadada, la del peculiar sentido del humor que desemboca en los dominios del humor negro; la del estilo conciso de exquisita belleza, en cuyos mundos misteriosos y desolados expone la condición humana, como un Quevedo, un Balzac o un Edgar Allan Poe.

Guadalupe Dueñas ha permanecido injustamente relegada y ya es tiempo de que las nuevas generaciones, sin prejuicios, la coloquen en el lugar que se merece como una de las grandes creadoras del siglo XX. Porque, invocando a nuestra autora: “No resiste más. Se adelanta a todos, hacia la vida. Es música el zumbido de abejas que la recibe bajo el sol. Palpa sus cabellos, sus latidos y su piel, ¡todavía vive! La certidumbre de que existe le golpea las arterias”. ¡No todo muere (non omnis moriar) y nosotros leyéndola perpetuaremos su existencia!

La celebramos con “Las ratas” (Tiene la noche un árbol), uno de sus relatos más emblemáticos.


Las ratas

Guadalupe Dueñas

—¿Hace tiempo que trabaja usted como bolero? —pregunto distraída al tipo que da vertiginoso lustre a mis zapatos.

Responde una voz venida de un cántaro:

—¡Oh, no! Llevo apenas dos años. Durante veinte fui velador en el Panteón de Dolores, era yo quien copiaba las actas de defunción. Aquí donde usted me ve, cursé la secundaria y tengo muy buena letra.

¡Veinte años!…, miro al hombrecillo de edad tan indefinible. A golpe de vista era un muchacho.

Flaco, lampiño y borroso. Con un ojo encogido bordeado de azul que guiña sin su voluntad; la pupila triste naufraga en un caldo sanguinolento que le rebasa el párpado. El ojo izquierdo es diferente; puede pensarse que pertenece a otro dueño. Su labio superior cae lo mismo que el volante de una blusa vieja. El cráneo, dividido por una vena oscura que baja rodeándole la cara, parece un bulto sujeto con un cable.

Despide vaho de orines de caballo y un persistente olor a niebla que inquieta a los propios árboles.

Las manos pequeñas recuerdan el vientre de las iguanas. Seguramente no existe quien desee la caricia de esas manos.

Pero esta cosa habla, y lo que dice es más desagradable aún que la cara que tiene que llevar por el mundo.

—No crea usted, vigilar un panteón resulta difícil. Pero no piense que molestan los muertos, ésos ni resuellan. Si por ellos fuera, se lo pasaría uno muy aburrido. No; lo interesante son las ratas. Las hay por millonadas. Mire, es algo emocionante, sobre todo cuando llega un muertito. ¡Qué animales más inteligentes! Adivinan la hora exacta de la llegada de un cuerpo. Verá usted: inmediatamente que se cierra una fosa corre un rumor como si granizara; puede distinguirse que se atropellan en los laberintos subterráneos; como potros, se desbocan en el viaje despavorido para asistir al banquete que pregona la fetidez del aire. Vienen de todas partes, igual que la gente de las rancherías cuando sabe que algún compadre ha matado puerco. Puede oírse cómo pelean las hambrientas para defender su porción de carne manida. Crujen en ruido sordo las entrañas que desgarran sus colmillos. En unos cuantos minutos se hartan, pero se renueva la manada infinita que pule los huesos igual que una máquina. Aunque usted no lo vea, se da cuenta de que el esqueleto se desintegra, de que las ratas juegan con las canillas brillantes. Revuelven los huesos y el irreconstruible rompecabezas se dispersa trágico como un puñado de piedras. En los hocicos arrastran despojos de pelo, tiras de pellejo, residuos de tripas que vomitan empalagadas.

“Los animales pesados y lentos hacen su paseo al sol. Sus vientres hinchados, como las bolsas de lona rellenas de pesos, esperan digerir la podredumbre.

“Estas ratas carecen de miedo; indiferentes, se tienden boca arriba infladas de cáncer. Alguna vez se nos ocurrió extinguirlas a palos o a pedradas, pero reventaban como si todas las cloacas del mundo se vaciaran de pronto en el jardín.

“Pasean por su imperio dueñas de la muerte; calvas y malignas se burlan de los hombres condenados a servir de pasto para su hambre eterna. Sus infernales pupilas resbalan familiarmente sobre los enterradores que duermen. Ríen de los seres que ceban su cuerpo, su piel y su sangre y que no podrán salvarse del estuche macabro de trompas afiladas y colas repugnantes”.

Doy una moneda al hombrecillo y procuro que mis dedos no toquen su mano. Lo veo alejarse. Su estatura no es mayor que cuando sentado lustraba mis zapatos, como si no tuviera muslos y las rodillas fueran pegadas a la caja del cuerpo; arrastrando los pies camina igual que un mono de cuerda.

Miro mis manos, mis manos perfumadas, la piel que cuido y que también será devorada, repartida en sus lívidas panzas manchadas de jiote; yo que me amo tanto y que evité el contacto del pobre bolero… (Tiene la noche un árbol, 1958)

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorClásicos Menores The Canyons: Schrader y Bret Easton Ellis
Artículo siguienteDespués de la Pandemia
Nació en Tuxpan, Veracruz (1954). Actualmente es profesora de literatura y cultura mexicanas en Chicana y Chicano Studies (CCS), en la Universidad de Nuevo México. Ha publicado la biografía de Elena Garro en tres volúmenes: Yo sólo soy memoria. Biografía visual de Elena Garro (Ediciones Castillo, 1999); Testimonios sobre Elena Garro. Biografía exclusiva y autorizada de Elena Garro (Ediciones Castillo, 2002) y El asesinato de Elena Garro. Periodismo a través de una perspectiva biográfica (Editorial Porrúa, 2005). Compiladora y autora del volumen: Yo quiero que haya mundo... Elena Garro 50 años de dramaturgia (Editorial Porrúa, 2008); coordinadora y autora de la Introducción del volumen: Elena Garro. Obras reunidas II. Teatro (Fondo de Cultura Económica, 2009); coordinadora y autora de la Advertencia del volumen Elena Garro. Obras reunidas III. Novelas (Fondo de Cultura Económica, 2010). Asimismo compiladora y autora de dos antologías: Transgresión femenina. Estudios sobre quince escritoras mexicanas (1900-1946) (Floricanto Press, California, 2010) y de Óyeme con los ojos. De Sor Juana al siglo XXI. 21 escritoras mexicanas revolucionarias (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2010, 2 vols.). Como parte de su labor para recuperar a escritoras mexicanas rezagadas ha publicado Nahui Olin: sin principio ni fin: Vida, obra y varia invención en donde se reúne la obra poética de Carmen Mondragón (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2011), y las Obras completas de Guadalupe Dueñas que contiene los trabajos publicados y los inéditos de la autora jaliscience (Fondo de Cultura Económica, 2017). Hace cinco años publicó la 2a. edición aumentada de El asesinato de Elena Garro. Periodismo a través de una perspectiva biográfica, un significativo volumen de 1090 páginas, con un acervo fotográfico de 100 imágenes que recogen el periodismo de Elena Garro (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2014). Y para celebrar el centenario del nacimiento de Elena Garro (1916-2016) dio a conocer su poesía inédita en el volumen titulado Cristales de tiempo. Poemas inéditos de Elena Garro (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2016). Dos años más tarde, La Moderna, editorial con sede en Mérida, Extremadura, publicó el poemario de Elena Garro en España. Su más reciente publicación es Diálogos con Elena Garro. Entrevistas y otros textos (Gedisa, 2020, 2 volúmenes).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí